© 2017 por Asociación Cultural de Teatro Musical de Madrid. ACTeM

Vive como si fueras a morir mañana, trabaja como si no necesitaras el dinero, baila como si nadie te estuviera mirando.

Bob Fosse

May 31, 2019

July 4, 2018

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Entrevista a Diego Corán Oria

​​El pasado abril nos visitó Diego Corán Oria, autor, director y actor de teatro, cine y TV en Argentina.

 

Impartió una clase magistral de interpretación para la Compañía de ACTeM y, aprovechando la ocasión, nuestra socia María Huerres le hizo la siguiente entrevista.

Cómo, cuándo y por qué comenzaste en la industria del entretenimiento: cine, televisión, teatro, etc.

 

Fue pasando por un aviso en el diario que decia “clases de teatro”, ese fue como el primer llamado. También en el instituto en Argentina y en la primaria hacía obras de teatro y siempre me ha gustado pero nunca lo tenía definido. Yo creo que inconscientemente y después se tornó más consciente, mi elección hacia el medio artístico fue en busca de un reconocimiento debido a que mi padre no estuvo mucho en casa cuando yo era niño.

 

¿Cuál fue tu formación?

 

Comencé mi formación en el 1999 junto a Santiago Doria, un gran maestro y director argentino. Luego continué estudiando en la Fundación Julio Boca donde hice la carrera de teatro musical cuatro años. Estudié interpretación con maestros como Julio Chávez, un gran docente argentino, Nora Moseinco... Hice muchos seminarios sobre dramaturgia, uno de  ellos muy importante junto a Mauricio Cartún y Fernando Casteps, que realiza las películas junto al director de cine Juan José Campanela.

 

La docencia la fui aprendiendo como alumno, veía a mis maestros dirigir y ahí me surgió la inquietud de si lo podría hacer algún día. No estudié para director sino que lo hice de forma autodidacta, pudiendo observar como lo hacían los otros. Para mi fue muy importante para mi rol de director el trabajar durante seis años como asistente de dirección en distintas obras de teatro musical, como en la obra The Producers, el musical de Mario Orux. Yo era el primero que llegaba y el último que se iba y el que se encargaba de todo. Estar en silencio en esos escenarios tan grandes me ha dado la mirada de pensar en cómo lo haría si fuese el director.

 

Cuéntame un poco cuándo comenzaste a interesarte en el Teatro Musical.

 

El teatro musical lo conocí en el año 2003, una compañera de teatro me dijo “tú tienes que hacer musicales”. Yo solo interpretaba, ni cantaba ni bailaba y ahí entré en la fundación Julio Bocca. En el año 2003, murió mi padre de cáncer y a fin de año me pegan un disparo, un policía que estaba borracho. Casi pierdo la vida, estuve dos días en coma, perdi un riñón, etc. Esto es importante porque mi vida y mirada como actor cambió a lo que tiene que ver con la creación, la dirección, la docencia, la dramaturgia, autoría. Y ahí fue cuando escribí  mi primer musical La parka: el musical, que la hice con muchísimos amigos, desde la inexperiencia y es una obra que hasta día de hoy le ha ido muy bien aquí en Argentina y también ha viajado por distintos países. Ese fue mi inicio en el mundo del teatro musical. Yo no era consumidor de musicales, no conocía el medio. Entré como curioso y cada minuto me sorprendía de cómo uno puede construir una obra con el canto, la danza y el teatro.

 

Hoy en Argentina tengo una productora que se llama Punta Orilla y en esa productora he podido colocar todo lo que siempre he soñado que son ideas y series audiovisuales para distintos públicos. También como presentador de televisión y también mis nuevas obras de teatro musical como por ejemplo Mi amiga hormiga, que voy a estrenar en Mendoza dentro de poco.

 

Gran parte las producciones que realizas son musicales, ¿qué te aporta este género respecto a otros?

 

Lo que más me llama la atención sobre el teatro musical son los recursos, las variables que tienen para contar una historia, que lo puedes hacer desde el movimiento, el lenguaje de la danza, la palabra, la canción. Me encanta vincular esas tres áreas y más todavía con el audiovisual en un escenario y poder llevarlo adelante. Yo creo que lo lindo es poder captar la atención de los asistentes y que eso conmueva y emocionalmente los penetre, los lleve hacia lugares de identificación: yo hago obras para ser vistas por muchas personas y me encanta que eso pueda movilizarte y te puedas divertir, reír y también pueda caer una lágrima por tu mejilla y creo que eso es lo lindo del teatro musical. La música es poderosa, la música alcanza niveles de poesía que a veces la palabra no tiene pero cuando entra esa melodía, ese violín y cuando entra el lenguaje del cuerpo me resulta maravilloso y muy muy atractivo. Creo que el lenguaje del teatro musical llega a unos niveles que poéticamente son muy poderosos.

 

¿Crees que es más exigente que el resto?

 

Yo no sé si es más exigente pero sí que tal vez necesite una preparación muy importante, como cantar, bailar, interpretar. Tal vez si a alguien en la calle le dices "¿Te animas a actuar?" te dicen que sí. Para cantar se lo pensarían más porque tienes que colocar las notas, tienes que afinar y demás. Tal vez es más técnico pero una vez que uno adquiere las disciplinas más que exigente es de mucha concentración y de que ese virtuosismo, esas virtudes, para poder agarrar las tres áreas puedas agarrarlas y contarlas dentro de una historia. Creo en el teatro musical que cuenta historias y creo en el teatro musical que nos pueda movilizar y nos pueda hacer mejores personas. Creo que la vida es una posibilidad diaria de conectarse con las cosas que no son tan felices y las cosas que nos gustan y que ese dolor, poder transformarlo en algo tan maravilloso como la sonrisa de un bebé, el abrazo de tu  pareja o la posibilidad de mirar el sol y decir “Qué lindo día, puedo respirar y estoy con vida”..., creo que eso es lo maravilloso del arte, el poder de transformación y sobre todo vincularte con personas que van a perdurar para toda tu vida. Eso es lo bonito de la profesión, crear afinidades que la intención sea pura, necesaria y que ese ego llegue a un producto y que no quede en la persona.

 

Entrevista realizada el 12 de abril de 2019.

Podéis encontrar más información en la página web de Diego:

www.diegocoranoria.com

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags