© 2017 por Asociación Cultural de Teatro Musical de Madrid. ACTeM

Vive como si fueras a morir mañana, trabaja como si no necesitaras el dinero, baila como si nadie te estuviera mirando.

Bob Fosse

May 31, 2019

July 4, 2018

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Caminando con Rocky

March 11, 2017

Rocky Horror Madrid Show · 17 de diciembre de 2016 · Teatro del Arte (Madrid)

 

Rocky Horror Madrid Show es un espectáculo de cine y teatro en que los actores de Dramakunin, caracterizados como los personajes de la película The Rocky Horror Picture Show, recrean los números musicales delante de la misma durante su proyección. El espectáculo se desarrolla paralelamente en una pantalla y en un escenario, pero también forma parte activa de él el propio espectador. El público participa en todo el show usando un kit de objetos (arroz, un periódico, confeti…) que se suministra con la entrada, gritando a los personajes o bailando y cantando cuando llegan las canciones.

 

Dramakunin está compuesto por distintos actores de formación diversa que se juntaron en 2006 precisamente para hacer esta producción de The Rocky Horror Picture Show, que desde entonces tiene lugar algunos sábados en el Teatro del Arte de Madrid, y que además ha viajado por distintos teatros españoles.

 

Se puede decir que esta producción de Rocky Horror plantea una propuesta innovadora: mientras otras se centran en un solo formato, bien teatro o cine, este grupo de personajes revoluciona aún más la historia combinando ambos. Destaca además su conexión con el público y la gran cercanía (en sentido literal) que muestran hacia cada persona que asiste al espectáculo. Sin lugar a dudas, las dos horas en el Teatro del Arte parecen cinco minutos de lo mucho que se disfruta. Queda totalmente prohibido no cantar, no bailar, no gritar; se rompe la imagen de público callado, atento a lo que ocurre en el escenario para que cada espectador sea un miembro más del elenco. Personalmente me parece una experiencia gratificante, en la que se pierden ciertos prejuicios y realmente la diversión es un punto asegurado al 200%.

 

 

El nacimiento del hombre perfecto

 

El argumento trata sobre una pareja que, tras una avería en su coche, se ve obligada a pasar la noche en la mansión del Doctor Frank-N-Furter que celebra una convención de transilvanos (pertenecientes a la galaxia Transilvania) con motivo de la creación de su criatura: Rocky Horror, un hombre perfecto. Con un vestuario rockero en su mayoría y muy de los 70, y por medio de una estética propia del cine de terror y la ciencia ficción, los personajes proponen como tema principal la liberación sexual. Es una auténtica crítica social provocativa para el público. El guión fue escrito por Richard O’Brien, tanto el del musical como su adaptación a la gran pantalla.

 

En el año 1973 se pudo ver The Rocky Horror Show en Londres, primero en el Classic Cinema, y después en el King’s Road Theatre, lugar donde se llegaron a hacer 2600 representaciones hasta 1980. Rocky ya estaba empezando a abrirse un camino muy amplio en los teatros, y tanto es así que a día de hoy aún siguen sus representaciones.

 

La película The Rocky Horror Picture Show se empezó a rodar en el año 1974 en los estudios Oakley Court y Bray Studios, en Inglaterra, y fue dirigida por Jim Sharman (importante director de una lista enorme en teatro, incluyendo títulos como Hair o Jesucristo Superstar, pero también director de cine). La premiere se hizo en Londres en agosto del 75, y a partir de aquí se dio a conocer también por Estados Unidos. Debido al gran éxito que tuvo, se puede decir que el musical cinematográfico ha tomado un claro relevo en popularidad respecto al espectáculo en directo, llegando a convertirse en una película de culto que en ningún momento se ha retirado del cine por su recepción en el público y la participación del mismo.

 

También cabe destacar que la recepción tan buena de la película ha llevado a que haya muchos productos de merchandising. Pocos años después de su estreno se llevó a cabo la publicación de la banda sonora en LP, en cassette, y más tarde en CD. La banda sonora, así como la película completa, se han comercializado en distintos pack y formatos, y también se han elaborado algunos documentales sobre su creación. O’Brien elaboró un nuevo guión para una secuela cinematográfica, The Brad and Janet Show, que finalmente dio lugar a la película Shock Treatment, publicada en 1981.

 

El impacto que tuvo “el show de Rocky”, tanto la producción teatral como la cinematográfica, fue enorme y la obra ha conseguido muchos adeptos a lo largo de los años. Aunque el boom que tuvo Rocky Horror en sus inicios ha quedado en el pasado, sigue siendo un espectáculo para los amantes de los musicales y teniendo ese algo que engancha desde el primer momento.

 

Más información en la web oficial de Rocky Horror

 

 

Rocky visita España

 

Se tiene constancia de que hubo varias producciones de Rocky en España antes de la mencionada más arriba. Gracias a la publicación reciente, y muy actualizada, de Íñigo Santamaría y Xavier Martínez acerca de la historia del teatro musical en España Desde Al Sur del Pacífico hasta Más Allá de la Luna: casi 6 décadas de teatro musical en España, ha sido más fácil acercarse a estas producciones.

 

En España se han hecho hasta el momento otras cinco producciones, las primeras bastante cercanas en fecha a la original. La más temprana data del año 1974, antes de estrenada la versión cinematográfica, y tuvo lugar en la Sala Cerebro de Madrid, bajo la dirección de Gil Carretero, y adaptada y traducida por el mismo Gil Carretero, A. González y Gualtero de Castro. Estuvo 9 meses en cartel, con dos funciones todos los días. En 1975, esta producción fue transferida al Teatro Valle-Inclán, también en Madrid, y en el 77 visitaría Barcelona con algunos cambios en el Teatre Barcelona. A su vez, en Barcelona, se estaba dando otra producción de Rocky en el Teatre Romea, dirigida por Ventura Pons, con traducción de Narcís Comadira y producida por Jordi Morell.

 

La siguiente producción de la que se tiene constancia es de 1985, también en Barcelona pero en el Teatro Apolo, cuyo director esta vez sería Alberto Bercó, y su equipo de adaptación y traducción formado por José Carlos Rodríguez, Juan J. Pericón y Ángela T. Esta producción fue la primera en utilizar los nombres originales de los personajes. En este caso, uno de los actores, Alfonso Nadal, retomó el papel que había realizado en la producción madrileña del 74. Esta producción generó una gran polémica, ya que hubo una disputa con la productora original (Inter Show Productions S.L.) por el tema de derechos de autor. Este problema afectó a la actuación, como se vio reflejado en las críticas.

 

La cuarta producción española vino en 1996, también en Barcelona, ahora en el Teatro Arnau. Esta producción la llevó a cabo Ricard Reguant y fue la primera vez que se tradujo la obra de O’Brien al catalán, por parte de Albert Mas-Griera. También cambió el nombre de la misma, pues pasó a llamarse Rocky Horror Show (sin el "The" inicial). Además de todo esto, añadió seis personajes más a la trama y estos interaccionaban con el público; de hecho, fue esta producción la que puso de moda en España repartir bolsas con objetos para que el público los utilizara durante el espectáculo.

 

Por último, antes de la madrileña actual, tuvo lugar otra producción llevada a cabo por Peter Whitfield, un director inglés, en el año 1997. Esto ocurrió porque Rocky se iba a ir de gira, por lo que era en el idioma original, aunque pasó por muchos lugares de España, empezando por Vigo, Zamora, Vitoria, Málaga, Alicante, Murcia, Móstoles, Ceuta… Esta producción volvió fugazmente a España en el año 2002, pasando por Burgos, Baracaldo, Alcobendas, Leganés y Vitoria. Quizá lo que más llama la atención de esta producción es que no visitó los principales centros neurálgicos del país, prefiriendo pasar por localidades más periféricas como Móstoles o Leganés en el caso de Madrid. Probablemente en esta ocasión se buscó llegar a un público menos… ¿convencional?

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos